Es muy dificil salir de la pobreza con los instrumentos actuales.

29-Mar-2010

“Es muy difícil salir de la pobreza con los instrumentos actuales”

Cruz Blanca, Cruz Roja y Cáritas analizaron los sectores sociales más desfavorecidos en Huesca.

HUESCA.- Representantes de tres entidades de acción social debatieron ayer sobre la pobreza en la ciudad oscense. Pilar Martín, de la Fundación Municipal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Huesca, moderó la mesa redonda en la que participaron Juan Vela, de Cruz Blanca, Rosa del Valle, de Cruz Blanca, y Elisa Escartín, de Cáritas, quienes expusieron, en las Jornadas de Sensibilización de Entarachén-Vols, los programas que sus entidades llevan a cabo con las personas en situación de pobreza o en riesgo de exclusión social.

Prostitutas, enfermos de VIH y drogodependientes son los perfiles en los que Cruz Blanca centra su trabajo contra la pobreza y la exclusión social. Juan Vela explicó ayer la red de apoyo que esta entidad ha creado para ayudar a las personas en situación de pobreza y en riesgo de exclusión social, para quienes la coyuntura económica ha jugado un efecto de “centrifugadora”: “La crisis ha echado afuera a personas que estaban en el límite de la inclusión, como los trabajadores con contrato precario o muchos inmigrantes”.

Esta expulsión de la sociedad es, además, “irreversible” en opinión de Vela, ya que “los instrumentos de protección al más desfavorecido y los recursos del Estado son muy débiles”. Aunque numerosas instituciones llevan a cabo campañas de ayuda a estos sectores, Vela sostuvo que “gracias a estas entidades se puede ayudar a muchas personas, pero es una ayuda de subsistencia y no de integración, que sólo se logra cuando se encuentra un trabajo”.

Vela también precisó que los perfiles prioritarios para Cruz Blanca -prostitutas, enfermos de VIH y drogodependientes- sufren de “transversalidad”, ya que muchas de estas personas acumulan dos o más circunstancias negativas, como ser toxicómano y sufrir una enfermedad mental, lo que hace de ellos unos perfiles “muy difíciles” de tratar y con “una alta vulnerabilidad” de quedar excluidos socialmente.

El perfil en el que pone el énfasis Cruz Roja es diferente. Se trata en este caso de los inmigrantes, a quienes se apoya con proyectos transversales, desde los más básicos, dirigidos para los recién llegados y consistentes en enseñar el idioma, las costumbres y asesorarles legalmente, hasta los de búsqueda de empleo e incluso la ayuda para regresar a sus países de origen. También la mujer ocupa un lugar central en los programas de Cruz Roja. Rosa del Valle explicó que la decisión de centrarse en los inmigrantes se debe a que “es el perfil que más agravada ha visto su situación junto con la mujer”.

Cruz Roja también atiende a otros sectores en riesgo de exclusión, como son “los niños y adolescentes que proceden de familias desestructuradas”, para quienes está dirigido un programa de prevención de conductas violentas y, en el caso de los mayores de 16 años, otro de búsqueda de empleo.

La organización tampoco se olvida de los ancianos, con quienes realiza un programa de teleasistencia, o, por citar otro grupo a quien ayuda Cruz Roja, de las personas sin dinero suficiente para comer. “Por primera vez en mucho tiempo, Cruz Roja Huesca puso en marcha el año pasado un programa de reparto de alimentos que llegó a 150 personas”, indicó Del Valle.

Elisa Escartín señaló que Cáritas, “a nivel global”, ha reparado en que “el importante crecimiento de los últimos años no sólo no se ha traducido en una disminución de la pobreza, que ha permanecido casi igual, ni en la generalización del bienestar, sino que incluso ha aumentado la brecha entre ricos y pobres”, “resultado de un modelo que ha estado dejando fuera a un sector de la población”.

Escartín enumeró esos sectores que se han visto excluidos del crecimiento y que ahora, en época de crisis, “son los que más la pagan”. En primer lugar citó a las familias de inmigrantes, sobre todo magrebíes y subsaharianos, “la mayoría con cargas familiares e hijos en edad escolar”, en las que el cabeza de familia “suele llevar un año o dos en paro” y la mujer “no trabajaba o lo hacía en la economía sumergida”, y que hoy viven de los subsidios de desempleo. En segundo lugar habló de las familias, tanto de nacionales como de inmigrantes, cuyos dos miembros han perdido la ocupación. “Este grupo ha podido aguantar mientras había trabajo, pero ahora no”, lo que se ve agravado al “no tener capacidad de ahorro” antes.

También subrayó “el agravamiento” del colectivo gitano, dentro del cual un gran número de personas, tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, se ha quedado “sin trabajo y sin formación”. En cuarto lugar, habló de los inmigrantes solos, sin apoyos familiares. “Son sobre todo subsaharianos, hombre jóvenes en situación irregular y que viven en pisos patera”. De este grupo, destacó la solidaridad que existe entre ellos. Finalmente, se centró en el “perfil tradicional” con el que ha trabajado Cáritas: indigentes con alto grado de exclusión social.

Mirando al futuro, Cáritas, dijo Escartín, considera clave una “gran apuesta” por la formación para evitar estas situaciones.

Diario del Altoaragón.

Escartín enumeró esos sectores que se han visto excluidos del crecimiento y que ahora, en época de crisis, “son los que más la pagan”. En primer lugar citó a las familias de inmigrantes, sobre todo magrebíes y subsaharianos, “la mayoría con cargas familiares e hijos en edad escolar”, en las que el cabeza de familia “suele llevar un año o dos en paro” y la mujer “no trabajaba o lo hacía en la economía sumergida”, y que hoy viven de los subsidios de desempleo. En segundo lugar habló de las familias, tanto de nacionales como de inmigrantes, cuyos dos miembros han perdido la ocupación. “Este grupo ha podido aguantar mientras había trabajo, pero ahora no”, lo que se ve agravado al “no tener capacidad de ahorro” antes.

También subrayó “el agravamiento” del colectivo gitano, dentro del cual un gran número de personas, tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, se ha quedado “sin trabajo y sin formación”. En cuarto lugar, habló de los inmigrantes solos, sin apoyos familiares. “Son sobre todo subsaharianos, hombre jóvenes en situación irregular y que viven en pisos patera”. De este grupo, destacó la solidaridad que existe entre ellos. Finalmente, se centró en el “perfil tradicional” con el que ha trabajado Cáritas: indigentes con alto grado de exclusión social.

Mirando al futuro, Cáritas, dijo Escartín, considera clave una “gran apuesta” por la formación para evitar estas situaciones.

Diario del Altoaragón
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: